Hermanos Juramentados de la Espada Negra
La cuarentena y yo: día 3
18-3-2020 13:14
Por Verion
Bueno, pues ahora la cuarentena tiene cierto sentido para mí, porque estoy enfermo. No de coronavirus, claro, esto es un vulgar rhinovirus con sus estornudos, su fiebre, dolor muscular y toda esa mierda que tanto molesta.

Por fortuna me recupero rápido de todas estas cosas. Es raro que si me acuesto con una dolencia me levante con la misma, y este caso no ha sido excepcional. Me acosté con una fiebre razonable y muy incómoda, y me desperté empapado en algún momento de la noche con una temperatura normal que en estos momentos se mantiene. No sé si esta noche volveré a estar hecho un giñapo, espero que no.

Lo más curioso es que es más que probable que este rhinovirus me lo haya pillado de convivir en cuarentena con una persona que venía con él. En una situación normal probablemente ambos habríamos salido mucho más y quizá no habríamos acumulado tanto virus en el domicilio… así que igual la cuarentena ha ayudado a que esté enfermo.

La cuestión es que en realidad el hecho de que yo padezca un rhinovirus es absolutamente indiferente. Solo tiene algo de peso en mi vida, y ni siquiera mucho. La verdad es que ni se me ocurre llamar al sistema de salud por una chorrada así (como no he hecho nunca), porque de hecho ni me voy a tomar un paracetamol ni nada, porque mi sistema inmune hará su trabajo.

Pero lo que sí siento es que no tengo ninguna trascedencia para el sistema. O sea, que si el día de mañana estoy peor o necesito algo, creo que lo único que voy a ser es un número que ni siquiera entra dentro de las preocupaciones actuales. Creo que se me seguirán dando órdenes, una tras otra, para que cumpla lo que se ha observado que funciona para el conjunto, y que mis particularidades concretas como individuo no tendrán ninguna importancia.

No es nada que no sienta normalmente, cada día que me conduzco, o cojo un autobus, o trabajo, o pago los impuestos, o compro comida, o llamo por una incidencia… pero es que como estoy malito me pongo sensible.

Claro que dentro de lo malo, un medio mierda como yo puede sentir cierta alegría de que vive en un país europeo y cuenta con algunos derechos civiles protegidos por códigos legales, constituciones nacionales y directivas supranacionales. Bueno, cuando digo esto tengo que no pensar mucho en algunos casos conocidos, claro, pero si pensamos que aún gozamos de cierto derecho a la intimidad y a que el estado no se meta en según qué cosas (menguantes), entonces podemos sentir cierta ilusión falsa de control de algún aspecto de nuestras vidas.

Traigo esto a colación porque he leído algunos artículos en los que se menciona que las medidas que se toman en España son insuficientes, y en los que se aboga no solo por mayores restricciones, sino también por un sistema de control por big data mediante el uso obligatorio de una aplicación móvil, como se ha hecho en China.

Yo, que soy una persona celosa de los pocos derechos que aún conserva, vivo temeroso de qué nueva tropelía pueden acometer contra el ciudadano. Hasta el momento ya nos han estropeado la intimidad las empresas privadas (con consecuencias temibles dentro del pernicioso sistema “democrático”), pero siempre he vivido temiendo el momento en el que el estado aprovechara para ejercer su autoridad aprovechando alguna crisis de seguridad, como ya hace en los aeropuertos.

Siempre que me encuentro en esta situación pienso en las palabras de Benjamin Franklin que traigo de memoria:


Quote:

“El que renuncia a una libertad esencial por seguridad temporal, ni merece la libertad ni merece la seguridad”.



Ya se verá...



Entradas similares:
Re: La cuarentena y yo: día 3
18-3-2020 13:38
Por Taraak
“El que renuncia a una libertad esencial por seguridad temporal, ni merece la libertad ni merece la seguridad”.

Y se añade la coletilla de:

"Y perderá ambas."
Re: La cuarentena y yo: día 3
18-3-2020 14:58
Por Verion
Las perderemos todos.

Re: La cuarentena y yo: día 3
19-3-2020 12:26
Por Taraak
El mal de la democracia, o de como una mayoría de imbéciles adquieren poder sobre el resto.