Hermanos Juramentados de la Espada Negra
La indefensión como expresión del subconsciente rolero colectivo
10-6-2018 23:14
Por Verion
Hace cosa de cinco años escribía un artículo titulado “¿Personajes inútiles?” con el que pretendía señalar las muy diferentes intenciones con las que los jugadores podían hacerse un personaje, y cómo Espada Negra planteaba opciones más que interesantes. He estado releyendo este y otros artículos por una reflexión que me han despertado las últimas campañas en las que he participado.

El hecho es que he participado en muchas situaciones en las que algunos jugadores llevaban personajes no combatientes. Y con esto no quiero decir que fueran malos combatientes: quiero decir que no se planteaban el combate (en forma alguna, ni siquiera sobrenatural) EN ABSOLUTO. Para ellos no era una opción, y esto lo he visto tanto en fRáGiL como en Espada Negra, hasta el punto de presenciar ojiplático como a dos personajes de jugadores les costaba matarse entre ellos porque no sabían (los personajes) bien cómo hacerlo. Me despertó una sensación que he conocido en mi pasado trabajando en la seguridad, la de dos personas que se peleaban y no sabían cómo debían hacerlo.

El caso es que pensándolo bien yo nunca he obrado así. O sea, incluso cuando me he hecho un personaje que no aportaba inicialmente al combate, tenía un plan a medio plazo para que fuera una parte orgánica del grupo, o por lo menos que pudiera defenderse de forma efectiva en una situación de peligro. Esto para mí es vital porque considero positivo que uno sepa defenderse.

En mi opinión, en una pelea todo el mundo puede aportar. Es cierto que hay que saber, pero yo creo que el conocimiento mínimo para poder ser útil no es muy exigente, y desde luego el STEN (Sistema Táctico Espada Negra) lo representa bien: uno puede conseguir que su personaje sea una parte útil con un poquito de experiencia en habilidades de combate, incluso aunque sus atributos físicos sean pobres.

Yo entiendo que un personaje puede ser un funcionario harrassiano o una pescadora enamorada de un necrófago, pero dado que vea su vida en peligro una o dos veces, ¿no debería ponerse un poco las pilas y preocuparse por su defensa personal? Bueno, supongo que es lo que yo haría porque yo ya lo he hecho, pero no todo el mundo es así.

Y lo que me encuentro, pues, es que algunos jugadores eligen que sus personajes sigan siendo indefensos en este sentido, y desde luego lo veo como una opción que no solo es razonable, sino que dibuja un panorama psicológico que tiene todo el sentido, e incluso como personaje he sentido la responsabilidad de protegerlos como a veces me ha pasado como persona.

Pero a donde quiero llegar es que en mi experiencia esto ahora pasa más que antes. Y no me refiero únicamente a los jóvenes nacidos cerca del año dos mil, sino incluso a personas de mi quinta que de alguna forma quizá estén explorando una opción más sensible, una psicología más vulnerable que en mi opinión los engrandece como jugadores.

Me pregunto, por lo tanto, si como conjunto no hemos despertado de un estado más salvaje y nos hemos incluido de una forma más sosegada en un panorama en el que las responsabilidades son delegadas y compartidas de una forma mucho más evidente. En este sentido la especialización excesiva sin duda aumenta la debilidad, pero también se acerca a la visión de una sociedad más avanzada como la que vivimos.

La verdad es que estoy contento de haber vivido estas experiencias, y también estoy contento de que Espada Negra haya respondido de una forma adecuada a esta situación, a esta expresión del subconsciente colectivo que no podría haber tenido la adecuada representación si hubiésemos estado jugando a otros sistemas en los que los personajes van a aportar siempre al combate, sí o sí, porque no les atañe este asunto.

Seguid jugando como queráis, amigos. Yo seguramente siempre seré un guerrero.


Entradas similares: