Hermanos Juramentados de la Espada Negra
Se acaba el crowdfunding de fRáGiL
8-1-2018 14:28
Por Verion
El crowdfunding de fRáGiL toca a su fin. En el momento en el que escribo este artículo quedan nueve horas para que se acabe, así que vamos a “celebrarlo” con una emisión especial en Rol Salvaje que se va a titular “Aguardando al EMP” en la que vamos compartir durante horas y horas todo tipo de reflexiones y experiencias relativas a fRáGiL.


Creo que hay motivos para estar contentos. Hemos cumplido una gran cantidad de metas que una vez más van a marcar un hito en la cantidad de material que los mecenas van a recibir. En este momento los que hayan aportado trece euros recibirán un manual, un entorno de campaña, una aplicación, fichas de personaje y tablas de referencia rápida. A mí eso me parece la hostia.

También estoy muy orgulloso del material que hemos ido compartiendo estas semanas, incluyendo una buena cantidad de vídeos y entrevistas, ilustraciones de los mecenas, y artículos con reflexiones variadas. Esto no se ha acabado en absoluto, y de hecho muchas ideas se han quedado en el tintero y queremos compartirlas aún, porque fRáGiL es un juego que no se acaba aquí, y estoy seguro de que va a ser una línea con muchísimo interés y continuidad porque es muy comprensible y asumible por todo el que quiera unirse.

En este sentido creo que la licencia es algo determinante, pero no causa suficiente. En fRáGiL se tocan una serie de temas bastante adultos que yo creo que otros juegos de rol soslayan o evitan. Por lo tanto va a suponer una opción para que todos hablemos y veamos este asunto de las afecciones mentales que en realidad puede llamar a la puerta de cualquiera.

El resultado de la campaña evidencia que muchas de nuestras elecciones fueron acertadas. Recordemos que no estamos hablando de reexplotar una licencia antigua ni estamos publicando la editorial de los huevos de oro. Creo que en este sentido conseguir doscientos cincuenta participantes es algo muy positivo que garantiza que seguiremos viendo obras independientes de este cariz. También estoy convencido de que esto es solo un principio, y que podremos ver fRáGiL en muchas otras mesas de juego.

En todo este sentido fRáGiL es una enorme ventura en la que nuestras personas se funden con el propio juego. Partimos este crowdfunding sin la más mínima idea de cómo podía acabar, y nos ganamos la confianza de mecenas que han contado no solo con el material disponible de forma libre, sino también emisiones de partidas con las que hacerse a una idea. Sabemos que hay partidas que están ocurriendo “fuera de nuestro control”, así que estamos convencidos de que lo que hacemos es un material robusto y seguro.

Este también es un paso enorme para STEN2, el sistema táctico parido para Espada Negra que ha demostrado su madurez al proporcionar una experiencia de juego que garantiza las duras necesidades del paradigma de juego objetivo pero que a la vez lo hace desde la óptica de un estilo de juego episódico, mucho más asequible para las personas adultas de esta era cuya asistencia a una mesa de juego no tiene por qué ser estable. Esta madurez será un impulso para la publicación del genérico y un paso adelante para las publicaciones aledañas.

Pero fRáGiL también es una obra que en sí misma tiene su propia personalidad. Está claro que su texto tiene una licencia libre y que su idiosincrasia es más que comprensible, pero su identidad es robusta y no se confunde con otras cosas. Yo no tengo muchas ganas de aparecer como autor (no me gusta que mi nombre salga en parte alguna), pero de alguna forma hacerme responsable junto con Celica del contenido que los mecenas van a recibir. Porque de alguna fRáGiL trata de algo que tanto ella como yo conocemos de cerca y que sin duda nos ha preocupado en el pasado y nos sigue preocupando en el presente.

Y en este sentido de la personalidad evidente de la obra no podría no señalar a la imprescindible Amelia Sales, quien ha sabido dotar de personalidad visual a esta idea que Celica y yo hemos querido manifestar, así que creo que ella debe ser merecedora de los más grandes elogios.

Pero evidentemente no podría despedir este artículo de cierre sin agradecer a los (por el momento) casi doscientos cincuenta mecenas que habéis hecho posible todo esto. Vosotros sois los que hacéis fuerte la fragilidad. Juntos saldremos adelante.

Y por ahora me despido. Nos vemos en el vídeo… o tras el EMP.


Entradas similares: