Hermanos Juramentados de la Espada Negra
DIY y Espada Negra
21-9-2017 11:01
Por Verion
Siendo yo un mozo contaba con un ordenador que con el tiempo se conectó al peculiar internet de los noventa. Ocurrió que este ordenador, como todos, se estropeaba, y muchas veces (en realidad, todas) no contaba con el dinero suficiente como para enviarlo a un profesional, así que no me quedaba más remedio que arreglarlo por mi cuenta.

No era lo único que se arreglaba en mi casa: mi padre era un esforzado manitas que siempre estaba pensando en cómo reparar uno o otro daño del hogar familiar, y con ese punto de vista lograba reutilizar a la vez que ahorrar, y en muchas ocasiones la reparación era sólida y duradera, hasta el punto de que veinte años después no es imposible encontrar algunas de esas reparaciones en dicho hogar.

Como será comprensible, mi padre solía agarrarme y exigirme colaboración en estos trabajos, cosa que yo no hacía con todo el gusto. Recuerdo perfectamente haber hecho todo tipo de reparaciones de electricidad, de fontanería y de un buen montón de electrodomésticos. Creo que en este sentido lo mejor que hicimos fue construir la caseta para un gimnasio, desde cero. Las máquinas las compramos de segunda mano, que no llegábamos a tanto.

En la actualidad, pasados muchos años de aquello, tiendo a llamar a un profesional porque estoy muy centrado en todos estos asuntos de programación y demás, así que la gente se sorprende cuando soy perfectamente capaz de remangarme y cavar un agujero para reparar una cañería que tiene una fuga, o forzar una cerradura con un rato de trabajo, cosas que normalmente acabo haciendo más bien para terceras personas.

En la actualidad estas actuaciones son parte del paradigma de pensamiento conocido como “Do it yourself”, o “DIY”, o “Hágalo usted mismo”, o incluso “HUM”.

Son muchas las características fundamentales de esta actitud, incluyendo el aprovechamiento de recursos y la menor generación de basura, pero también el crecimiento personal al comprender el funcionamiento de las cosas y la independencia de terceras personas o empresas.

Yo creo en el DIY en una perspectiva adicional, y es en la constructiva o creativa. Siguiendo mi experiencia vital, arreglar una cañería está bien, pero está mejor crear un gimnasio a partir de componentes simples. Desde este punto de vista lo que se consigue es una utilidad personalizada que además vamos a entender muy bien de cara a reparaciones futuras, y evidentemente habremos progresado como personas.

Este concepto del DIY creativo se puede aplicar a muchas de las obras que compartimos en Espada Negra, y creo que se aplicará a tantas otras que haremos en el futuro. En este caso el paradigma que seguimos como editor es el de facilitar al jugador ladrillos, cemento y herramientas con los que pueda construir con facilidad.

Creo que una parte importante de esta forma de DIY creativo es que los componentes sean fácilmente combinables y adaptados a estándares usuales, de manera que sea inmediato combinar para dar lugar a las creaciones más flexibles.

Dicho esto, voy a enumerar algunas de las formas de entender este proceso DIY en la proyección de obras de ocio interactivo.

El caso del juego de rol de Espada Negra no es especialmente más DIY que los juegos de rol en general, pues prácticamente todos ellos están pensados para poder crear más contenido alrededor de ellos sin particular dificultad.

No obstante yo tengo una cierta batalla interna a respecto de estructurar los contenidos jugables, pues tengo la sensación de que ese exceso de detalle sí que resulta un tanto encorsetador y no fomenta dicho pensamiento. A fecha de hoy esto es algo que me lleva a hacerme muchas preguntas que supongo que a estas alturas serán obvias para el lector.

No obstante existe cierto sentido en el que el juego de rol de Espada Negra sí es un poco más DIY que otros, y es que no exige dados especiales, ni no especiales, sino que sirve cualquier dado, o incluso se puede jugar fácilmente sin dados, improvisando cualquier objeto con dos caras. O usando el cambio del autobús.


Creo que el juego de mesa de Espada Negra sí es muy DIY, o por lo menos pretendió serlo en su concepción original. Tal y como yo lo veo, es un juego de subastas por turnos con cartas que establecen ventajas de juego. Este paradigma es sencillo y estratégico, y a la vez permite que se pueda jugar de varias forma diferentes en función a cómo entendemos el concepto de subasta. Estoy seguro de que se pueden formular variantes adicionales, de hecho.

No obstante esta apertura de reglas pareció jugar en su contra, y en la actualidad sí se ha incluido un reglamento detallado en ediciones posteriores que indica de forma muy detallada cómo se deben resolver incluso estas subastas.

Con todo ello, sí que hay un paradigma que para mí es muy DIY, y es el no incluir componentes de fácil acceso como contadores. Creo que otros editores habrían elegido incluir contadores fabricados explícitamente y subir el precio del juego. Tal y como yo lo veo, el juego de mesa de Espada Negra mantiene un precio muy reducido e incita a la reutilización de componentes.

Otro proyecto en el que el DIY es muy evidente es nuestro muy retrasado videojuego, que busca muy activamente implicar al jugador en el proceso creativo mediante un editor de mapas con el que pueden incluir sus creaciones en el sistema centralizado, e incluso obtener recompensas por ello. Aún es más, tiene un pequeño sistema de scripts para eventos y acciones complejas. Estoy convencido de que este estimulará la creatividad y llevará a la reutilización del juego.


Otro ejemplo del cual no hemos escrito apenas en el pasado es del “dungeon crawler” de Espada Negra, un proyecto al que ya hemos dado muchas pruebas y que en la actualidad está muy avanzado. En este sentido hemos hecho un gran esfuerzo por conseguir que la cantidad de componentes sea mínima, de forma que estimule utilizar las miniaturas que sea, y buscarse los recursos para conseguir una experiencia de juego óptima.

Un ejemplo de esto es el mazo de acciones que regula lo que hacen los enemigos. Hasta hace unas pocas versiones utilizábamos un mazo personalizado que ya íbamos a mandar a imprenta, pero gracias a una aportación externa del señor Variable, este mazo ha sido remplazado por una baraja estándar francesa que está a disponibilidad de cualquiera a precios muy reducidos.


Como ya citaba, en la hermandad solemos sentirnos comprometidos con el concepto de facilitar recursos que fomenten el DIY creativo, y creo que en el futuro habremos de recorrer este camino en otros ámbitos que nos llevarán a comprender mucho mejor el funcionamiento de las cosas y a nosotros mismos. Invito a todo el mundo, como no podía ser de otra forma, a participar en esta forma de obrar.



Entradas similares: